Durante estos últimos meses, las noticias sobre el medio ambiente y la conservación de la naturaleza no han sido muy esperanzadoras. Por esta razón, ahora más que nunca hay que apostar por medidas que protejan el medio ambiente tanto en el hogar como en las empresas. Hoy vamos a proponerte una serie de recomendaciones.

Los pequeños gestos hacen grandes cambios, y cualquier momento es bueno para empezar. Comienza reduciendo el consumo de plástico. Este material se encuentra en casi todo lo que consumimos, por lo que no es tan difícil renunciar a él; bolsas de plástico, botellas, pajitas, bastoncillos… son productos que usamos una vez, pero perduran para siempre.

Si estás creando una empresa o ya tienes una, te recomendamos que implementes una serie de acciones estratégicas de responsabilidad social corporativa, enfocadas al medioambiente, que además de contribuir en su conservación, te permitirán establecer una ventaja competitiva respecto a tus competidores.

Por una parte, asegúrate de que los proveedores con los que trabajas tienen una política ambiental acorde a los valores que proyecta tu empresa; presta atención al material que utilizas para envolver tus productos, priorizando el uso de materiales reciclables; haz que tus oficinas sean espacios libres de plástico; elige espacios que tengan luz natural. Por último, utiliza medio de trasporte público o bicicleta para ir a trabajar o si no te queda más remedio que usar el coche, intenta compartir el viaje con otras personas.

Y ahora cuéntanos, ¿qué medidas has adoptado ya en tu empresa? ¿qué otra te gustaría implementar? ¿crees que es difícil tener una empresa sostenible?

Andra Muresan

Becaria Cátedra Andalucía – Universidad de Cádiz

Please Share: