El Rincón para las Reflexiones: Eloísa Romero de FabricaDigital

Hoy vamos a compartir nuestras reflexiones en este pequeño rincón con Eloísa Romero, una joven emprendedora de nuestra provincia que participó en la primera edición de Masterup y que ahora dedica su tiempo profesional a Fabrica Digital (https://fabricadigital.org/ ). Con esa generosidad que la caracteriza se ha ofrecido a compartir su tiempo y alguna de sus vivencias con nosotros. Cada vez que la vemos hace gala de su sonrisa interminable. Imaginaos su cara porque cada respuesta que nos da hoy en esta entrevista está aliñada con ese alegre ingrediente.

CdE. Buenas Eloísa. Lo primero y más importante es preguntarte por tu actual proyecto. Siempre hemos dicho que la pasión es el motor que mueve cualquier tipo de proyecto. Pero lo tuyo con esa sonrisa permanente no es normal… Así que poniéndome en modo “prensa rosa”, ¿la Fábrica Digital es uno de los “amores” de tu vida? ¿Es un niño mimado o autosuficiente?

Eloísa Romero: Ya me has sonrojado y sacado la sonrisilla. Y sí, Fábrica Digital es uno de los amores de mi vida. Gracias a ella me levanto enérgica e ilusionada cada día. Me ha enseñado muchísimo y estaría dispuesta a intentarlo todo hasta el final. Aún está siendo mimada, es muy pequeñita, tiene dos añitos recién cumplidos, pero poco a poco va valiéndose por sí misma y esto nos anima a seguir adelante.

CdE. Hay mucha gente insensata que no viene a las actividades que organizamos desde la Cátedra (y quizás nos esté leyendo… ;)) y que, por tanto, no conocerá vuestro proyecto construido a base de lo que técnicamente llamamos “cachivaches”. ¿Puedes explicarnos a qué os dedicáis en la Fábrica Digital?

Eloísa Romero: Fábrica Digital es un espacio para diseñadores, ingenieros, artistas, creativos, emprendedores, makers, hackers y cualquier mente inquieta. Dedicado a la creación y fabricación digital, en el que apoyamos la elaboración de prototipos, desarrollo de productos y proyectos creativos y tecnológicos. Para cumplir nuestro objetivo, ofrecemos una línea de formación ya que nuestros clientes pueden realizar talleres de diferentes niveles para peques y adultos donde aprender el uso de diferentes tecnologías (Impresión 3D, robótica, Arduino…). Además en nuestra tienda los makers pueden encontrar los materiales y el asesoramiento que necesitan para sus proyectos. Por último ofertamos servicios de desarrollo de proyectos a medida de eléctronica e impresión 3D.

CdE. Hágamos una invitación a la gente para que visite vuestra web. ¿Cuál es la dirección?

Eloísa Romero: Mmmm… https://fabricadigital.org/

CdE. Empezasteis hace dos años en un pequeño comercio del centro de Jerez y este verano os habéis mudado a una nave en el Parque Empresarial de Jerez. ¿Qué os ha llevado a plantear este cambio de espacio? Dime la verdad, ¿tenéis vértigo?

Eloísa Romero: Dos preguntas muy buenas. A diario estamos en un continuo ciclo de la innovación de aprender, desarrollar y ejectuar, y escuchando a nuestros clientes hemos aprendido que el centro no era la mejor ubicación para Fábrica Digital. Al principio, pensamos que era buena idea tener un escaparate en el centro de Jerez para así darnos a conocer rápidamente. Sin embargo, ha resultado que nuestro cliente nos encuentra online y prefiere llegar fácilmente en coche.

La incertidumbre de todo cambio nos da miedo. Pero más nos asusta quedarnos en la zona de comfort. ¡Así que allá vamos!

CdE. Pregunta de marketing… ¿tenéis identificado a vuestro cliente? ¿Quién es? ¿Cómo es? ¿A qué dedica el tiempo libre?

Eloísa Romero: Con la caña que desde el principio nos dais desde la Cátedra de Emprendedores…como para no tenerlos identificados, ¡podemos ponerles nombre y apellidos! El más fácil de identificar son los padres y madres que quieren que sus peques se inicien en el mundo de la robótica, la programación e impresión 3D. También es cliente aquel que está desarrollando algún proyecto personal relacionado con la electrónica y la impresión 3D. Centros educativos como la propia Universidad de Cádiz que necesitan materiales en sus clases. Y el más difícil de segmentar son las empresas que necesitan proyectos muy específicos y que pueden ser de cualquier sector.

CdE. Tu socio es Pablo Bacho al que conociste como compañero en el Masterup. No me engañes ni cruces los dedos. Supongo que habrán existido diferentes visiones en algún momento… ¿cómo habéis resuelto esas situaciones de conflicto?

Eloísa Romero: ¿En algún momento? ¡Tenemos diferentes opiniones casi a diario! Menos mal que hicimos un pacto de socios desde el principio. En él recogimos las responsabilidades de cada uno, y recurrimos a él cuando no nos terminamos de poner de acuerdo. De todas formas, el pacto de socios nunca se termina de escribir, cada día nos surgen cosas nuevas, y es entonces cuando aprecias la importancia de tener un equipo con el que puedes negociar y llegar a un acuerdo. Y, cuando no lo hacemos, usamos esto:

CdE. Jajaja. Muy bueno. Y llegados a este punto, ¿qué es lo que más valoras de tu socio?

Eloísa Romero: Aventurarme con Pablo ha sido mágico. El equipo es lo más importante y nosotros (no es por echarnos flores) nos complementamos muy bien. ¿A qué me refiero con esto? No somos dos de ADE queriendo hacer una App o dos informáticos queriendo vender una App. Pablo es ingeniero electrónico y yo soy economista, lo que, al hilo de la pregunta anterior, nos ayuda a definir muy bien el papel de cada uno (yo voy a pelearme con Hacienda y Pablo se queda diseñando circuitos), aunque esto no quita que, a veces, a mí me toca soldar componentes y a Pablo hacer hojas de cálculo.

CdE. Las estadísticas y las investigaciones nos siguen alertando que hay una prevalencia masculina en el emprendimiento. ¿Cómo llevas eso de ser mujer empresaria? ¿Realmente hay un problema de conciliación con la vida privada y familiar? ¿Qué deberíamos hacer para que el ecosistema se enriqueciera con el capital humano de las mujeres?

Eloísa Romero: Ufff.. terreno pantanoso. Es cierto que es un dato objetivo y preocupante, pero te voy a hablar de cómo está siendo mi experiencia en el mundo empresarial y más concretamente en el sector tecnológico, donde claramente hay más hombres que mujeres. Profesionalmente tengo alguna que otra experiencia machista, pero créeme que son las menos. Afortunadamente somos un chico y una chica, por lo que me puedo comparar cada día con mi socio y nunca me he visto en desventaja. El problema de conciliación en nuestro caso es el mismo y que, posiblemente, con el que todo empresario y empresaria se identifica: ¡la falta de tiempo!

Como ejemplo, de lo que estoy viviendo, este año vamos a incorporar a dos personas que se van a encargar de impartir los talleres para peques. Casualmente, son un chico y una chica. Seguimos siendo 50% hombres, 50% mujeres, por pura casualidad. Ellos han sido elegidos porque encajaban perfectamente en el perfil, los queremos en nuestro equipo por sus aptitudes.

Personalmente, y esto es mi opinión, creo que las mujeres no necesitamos acciones concretas. El ecosistema emprendedor hay que empujarlo en su conjunto. De las cosas que como mujer empresaria he visto, lo que más me ha ofendido ha sido ver eventos exclusivos para mujeres con barras de labios por logo Pienso que diferenciar por sexo no hace más que aumentar la brecha.

CdE. Tanto Pablo como tú fuisteis estudiantes de la primera edición del Masterup, además de los que dejaron un buen recuerdo entre profesores y compañeros. ¿Por qué hiciste Masterup? ¿Qué es lo más valioso que te aportó Masterup? ¿Lo recomendarías?

Eloísa Romero: Hacer Masterup fue una decisión muy importante y nos alegra decir que acertada. Lo que nos motivó a matricularnos fue que Masterup es un master muy diferente a la típica oferta formativa, no es un año más de carrera, los profesores son profesionales que día a día trabajan por sacar adelante a su propia empresa, enseñando aquello que no está escrito en ningún manual, su experienicia.

Nos hemos llevado muchísimas cosas positivas de Masterup: conocimientos que hemos aplicado y estamos aplicando en Fábrica Digital, historias y anecdótas de emprendedores de nuestro mismo ecosistema, pero no hay nada tan valioso como la agenda de contactos que no habéis proporcionado.

Lo recomendamos siempre. Es una experiencia única, aprendiendo de los mejores y, sobre todo, con casos reales. Masterup es pura práctica y eso se agradece muchísimo.

CdE. Y por último… ¿Qué esperas del futuro? ¿En qué podemos ayudarte desde la Cátedra?

Eloísa Romero: Esperamos y deseamos seguir haciendo crecer a Fábrica Digital, que pueda andar sola. Esperamos y deseamos seguir creciendo personal y profesionalmente. Y, esperamos y deseamos seguir contando con la Cátedra de Emprenderores, que nos sigáis haciendo el camino más fácil, que sigáis apoyándonos y aconsejándonos como desde hace varios años hacéis. Un millón de gracias por vuestro trabajo

CdE. ¡Muchas gracias Eloísa! ¡Qué grande eres!